Elizabeth | Gamers Retail

Momento Gamers

He de admitirlo: cuando miré los tráilers y el concepto de Bioshock Infinite siempre pensé que si algo habría de enamorarme sería Elizabeth. Ya fuera por la belleza de su diseño, con una mirada que terminaría de matarme en Burial at Sea, o por las promesas de una inteligencia artificial de alto calibre que se quedaron en una muy oportuna asistente. Sin embargo, no fue así. Si algo se llevó mi cariño no fue una dama (porque sería ridículo sentir amor por una mujer que no existe), sino que me dio el síndrome de los viajeros: me enamoré de una ciudad en las nubes. >>

Burial At Sea

Podríamos decir que el segundo capítulo de Bioshock Infinite: Burial at Sea es el testamento final de Irrational Games, estudio que cerró luego de dificultades al desarrollar DLC para tan exitoso juego. El estudio ya nos señaló lo orgulloso que está de su obra, por lo que ahora nos comparte varias imágenes. >>

SIGUIENTE