• 44
    3

    Amamos los videojuegos. Algunos, incluso, han sido objeto de romances apasionados por los cuales amamos este hobby. Sin embargo, en más de una ocasión nos han roto el corazón. Juegos que no han cumplido sus promesas o se hicieron pasar por galanes sin serlo. Aquí unos ejemplos.