Majora’s Mask: La oveja negra de TOZ

Comparte

gamers_facebook_majoras_mask_oveja_negra_legend_of_zelda_especial_nintendo

Fue el segundo título de la serie The Legend of Zelda en 3D y el primero que dirigió Eiji Aonuma. De manera inocente, muchos pensamos que Majora’s Mask se trataba de la secuela inmediata de Ocarina of Time, pero, para gozo de unos y para decepción de otros, esto no fue así. Pero ¿por qué resultó tan distinto al compararlo con otros títulos de la serie?

Oscura narrativa

Uno de los aspectos que “menos” trato ha tenido a lo largo de toda la serie de The Legend of Zelda es la historia. Aunque resultan entrañables, los hechos que se nos presentan en cada juego de la serie tienden a ser los mismos y sólo se presentan algunas variables: el pequeño héroe se adentra en una aventura para salvar el reino de una fuerte pero a la vez vulnerable princesa. Con Majora’s Mask esto cambió radicalmente.

Majora's Mask

Restaurado ya el orden en Huryle, Link comienza a trazar un camino a lejanas tierras. Sin previo aviso, es atacado por Skull Kid, que tiene en sus manos la Majora’s Mask, una máscara creada por una tribu antigua. Le quita la ocarina del tiempo a nuestro héroe y escapa rápidamente. Sólo resta saber que la Luna se estrellará en pocos días con la Tierra y que debemos evitar esta catástrofe a toda cosa para engancharnos inmediatamente.

Innovación y vanguardia

Muchos seguidores de The Legend of Zelda, y específicamente de Ocarina of Time, se sintieron decepcionados con esta nueva entrega para el Nintendo 64. El título no seguía los sucesos más inmediatos del primer título del N64 y su sistema de juego tenía ciertas similitudes pero sencillamente no era el mismo. Eiji Aonuma tomó la batuta con completa libertad creativa para este nuevo título. El resultado fue inesperado: la historia dio un giro de tuerca sin precedentes, el diseño era más oscuro y creativo y el modo de juego cambió radicalmente.

d6527ae131d17180f22704780235b870

Aunque comparte elementos con su precedesor, con Ocarina of Time, como los templos, sus virtudes están en otro lado. Lo cierto es lo templos en Majora’s Mask no tienen el potencial de otros títulos, pero cuando el tiempo es determinante en cada aspecto, la narrativa y el sistema de juego tenía que enfocarse en otras cosas.

Las side quests, a diferencia de los juegos pasados, era de gran importancia en Majora’s Mask. Manipular el tiempo de manera correcta era importante para realizar estas actividades, ya que cada una representaba una aventura sin igual, con personajes muy llamativos e interesantes y con procesos divertidos y, por momentos, exigentes.

d98fa61ed63dd661679bb9e314f0c440

Cómo olvidar la historia de amor entre Anju y Kafei o la aventura en el cementerio con Ikana. Todos estos side quests representaban una aventura totalmente distinta y se convertían en elementos esenciales para comprender mejor este nuevo universo en el que está sumergido un desconcertado Link.

Otro aspecto que vale la pena recordar son las máscaras, que fueron utilizadas en Ocarina of Time pero que lograron ver su potencial en Majora’s Mask. Convertirse en pequeño pero escurridizo Deku, adquirir la fortaleza de un Goron o tener la destreza o habilidad de un Zora, sin dudas le daban un tono muy fresco a la serie y versatilidad al modo de juego.

Majora's Mask.gif1

Un apocalipsis muy particular

Si bien, Majora’s Mask sigue siendo parte de la serie The Legend Of Zelda, el título se distingue por muchas cosas que ya enumeramos arriba, pero el elemento que más lo caracteriza es su atmósfera melancólica, llena de elementos tétricos y una excepcional música que condesa a la perfección todo lo que rodea al juego.

Ahora un reino no está en riesgo, ahora el mundo es el que está en peligro, y dependerá de nuestra destreza, nuestro manejo detallado del tiempo y de nuestra capacidad para percibir todo lo que nos rodea en Termina sin perder de vista nuestro objetivo principal, su salvación.

0ec8faea1167770fcc579931d10d4a24

Majora’s Mask renovó a la serie y le dio un respiro a una fórmula que, si bien nos sigue cautivando sin importar el paso del tiempo, necesitaba un atrevimiento como el que tuvo Aonuma en el año 2000.

No queda más que esperar esta nueva versión para 3DS y revivir con nostalgia y alegría este increíble título de The Legend Of Zelda, la oveja negra de la serie, pero en el buen sentido de la frase, por supuesto.

 

http://gamershop.com.mx/

Comments

comments